martes, 24 de julio de 2007

Carta a Chilevisión

Somos pobladores de la Legua Emergencia , miembros de la comunidad Cristiana 'Nuestra Señora de la Paz ', ubicada exactamente en el corazón de la Población a la que ustedes dedicaron el último programa de la serie 'En la Mira '. Mediante esta carta quisiéramos reflejarles las repercusiones que ha Traído para nosotros la emisión del programa 'El ghetto de la muerte' Transmitido el recién pasado lunes 18 de Junio.

En términos de rating el programa ha sido evaluado como un éxito. ¿Y en términos de responsabilidad social qué evaluación van a darle ustedes? ¿Se han preguntado qué repercusiones tiene para los que viven día a día en ese lugar las imágenes, las entrevistas y la edición que han hecho sobre nuestra población? Para nosotros, pobladores de la Legua Emergencia , ha significado en la práctica un endurecimiento en el ya insoportable aislamiento que vivimos dentro de Santiago, como producto de la estigmatización que se ha Instalado en la opinión pública. Los resultados de esta estigmatización, que posiciona en el imaginario de los habitantes de nuestra ciudad que toda persona relacionada con la Legua es un posible drogadicto, traficante o delincuente, son muy concretos y reales: ahora es aún más difícil conseguir empleo y más necesario ocultar domicilio, familia y raíces para obtener un puesto de trabajo. Ahora hay menos voluntarios que quieran venir a trabajar en los programas sociales y se ha debilitado la red social que es en la práctica la única fuente de esperanza para los vecinos. Ahora es más difícil que algún chofer quiera entrar a nuestra población. La presunción de que todo legüino es narcotraficante o delincuente se confirma como un papel de antecedentes que nos acompañan desde la niñez hasta la muerte.

Ustedes han presentado en una hora y media los antecedentes de violencia acontecidos durante más de tres años en nuestras casas, calles y pasajes. No han mentido, simplemente han editado los datos. Han mostrado escenas espectaculares y nos han presentado al país como
un pedazo de Centro América en el corazón de Chile. Pero no somos otro país, somos tan Chile como Ñuñoa o Vitacura. El nuestro no es un problema de delincuencia, tampoco es el Fracaso de un gobierno de turno. Las balas que ustedes han mostrado son la Huella del fracaso de
un proyecto de sociedad. ¿Asumirán la responsabilidad de decir eso a la opinión pública? ¿Asumirán la responsabilidad de tratar 'temas sociales' interpelando al sector privado a crear una agenda prioritaria de empleo para los sectores más expuestos al flagelo de
la cesantía que fomenta el narcotráfico entre los más pobres? ¿Asumirán las consecuencias denunciando la hipocresía del consumo de droga que es el mercado que provoca el narcotráfico, la violencia y la miseria de nuestras poblaciones?¿Le dirán al país que no es sólo la Legua , sino muchas poblaciones las que se han ido transformando en ghettos por el clasismo ambiental? ¿Le dirán al país que el origen de la delincuencia es la pobreza y que en ningún país ha llegado la paz
antes de la justicia social? ¿Mostrarán a la opinión las vidas dignas y valiosas, los profesionales, los universitarios, los proyectos de emprendimiento de la gran mayoría de los habitantes de nuestras poblaciones estigmatizadas?
Finalmente, ¿qué harán por la niña, participando en el 'Vía Crucis', cuyo rostro descubierto mostraron dando valientemente un testimonio mientras los policías ocultaban el suyo? ¿Qué harán por los niños de la Legua ? ¿Qué harán para que no aumente la deserción escolar que los
expone a la droga?
Sabemos que ustedes tienen buena voluntad. Por favor sumen a la buena intención la voluntad de ponerse en el lugar de aquellos para quienes la pobreza no es un espectáculo. Pongan los problemas sociales en el corazón del sector privado no como un peligro a la seguridad sino como el síntoma de una sociedad que hay que re construir.
Atentamente
Comunidad Cristiana Nuestra Señora de la Paz Legua Emergencia

2 comentarios:

Ich dijo...

Practicamente increíble los problemas de estigmatización que generan los medios de comunicación. Mi postura es crítica: la pobreza es un problema no material, sino de marginalidad social, de deterioro de las redes sociales instituciones y personales referidas fuera de la comunidad donde se vive.
Si no estamos atentos a la globalidad de factores que participan en la delincuencia, la violencia y el narcotráfico, no podremos solucionar nada.
Lo que más me impacta esta estos temas son muy manejados por cualquier ciencista social, y aún así siguen apareciendo reportajes que con un cuestionable fin informativo mantienen la discriminación por segregación geográfica y socioeconómica en nuestro país.
No me queda más que sospechar de las intenciones del comité editorialde Chilevisión. Después de todo, el negocio de la inseguridad ciudanana es lucrativo en dinero y en votos. Eso está probado. ¿Pero, será una práctica justa el ocupar el poder de una manera tan cruda y deshumana?

No me queda más uqe alegrarme del nivel de organización que presenta esta comunidad cristiana, así como muchas juntas de vecinos y grupos de reflexión crítica dentro de esta comuna. Son la cara invisible de una población maltratada por todos, todos los días.

Cristian dijo...

Benjamín:
Seguramente no harán nada... una lástima. Bendiciones.