sábado, 12 de enero de 2008

cuando nos sentimos atrapados

.
.
.
.
.
.
.
.
Ama y haz lo que quieras







.

9 comentarios:

Benjamin Araya dijo...

K-lamardo:
(respecto al comentario del post "navidad".)

PRIMERO te quiero agradecer porque me estoy sintiendo muy incomodo con las cosas que me vas diciendo, porque en volá, a veces me siento un poco barsa hablando de lo que hablo, pero por lo menos se crea conciencia. De cierta forma por eso "sigo hablando", porque esas palabras desintalan un poco.

PAQUE ANDAMOS CON COSAS....Soy tan mula, que me molesta ducharme con agua helada, me canso rapido cuando levanto un chuzo, y nisiquiera soy capaz de usar la pala una tarde completa como lo hacen los trabajadores.
Tú estás inquietando a la gente y por lo menos partir por ahí esta bien. Yo estoy recien facinandome con la teoría, pero aún no conozco mucho la practica...da un poco de verguenza, le doy mas a la teoria que a la practica. pero asi es. Que no pienses que soy tan consecuente, porfa.

Bueno brother, un abrazo y gracias por hacer pensar. Voy de a poco caminando. te seguire leyendo ew incomodandome.

Anónimo dijo...

K_ lamardo, dijo:

Que más quisiera que ambos fueramos consecuentes!
Es que, en definitiva, el saberme en un estilo de vida que expande y justifica una dominación y un orden social criminal me hace sentir una mierda de persona. En efecto, mi personalidad y la tuya, es complice de miles de muertes al año y fortalece la dominación económica establecida; Y peor aun, evidentemente, contradice el evangelio que promueve la liberación del hombre... Es urgente que cambiemos... y que nuestra vida sea la crítica social: "hombres nuevos que han vencido al mundo".

Sin embargo... después de mucho hablar, tu dices en pocas palabras la solución... ¡genialmente!

Lo contrario al sistema que funciona bajo el individualismo y leyes asi como "salvese quien pueda" sería el amor... las relaciones extra-vertidas. He aquí la propuesta de Cristo...

El amor lo resume todo...todo el discurso sociológico, teológico, político, etc...se resumen en esta máxima: el amor. Es el estilo de vida que nos hace infinitos y nos situa en el camino constante de liberación.
"En esto los reconocerán: que se aman los unos a los otros".

Mientras tanto nos empeñamos por ser egocétricos y aferrarnos a las comodidades... No somos capaces de negarnos a nosotros mismos (que tambien es negar a la sociedad establecida)para comenzar a AMAR.

Abrazo grande viejo. Y seriamente pongamonos las pilas; ¿o sino cuando?
En todo caso me alegra discutir estas cosas, ya que aumetan la esperanza.

Adios.

Fernando Arancibia Collao dijo...

Yo creo que es un tema de estrategia para el cambio. Concuerdo fundamentalmente en que este sistema es lo más criminal (en su sentido profundo y verdadero, no legitimado por el fucking derecho, que nos objetiva valores) y anti-cristiano. Pero, a diferencia de Cristo, yo no soy lo que era él. No puedo arrojarme contra el sistema así como así, desvincularme de él y hacer el mayor cambio de la historia de la humanidad. Yo no puedo hacer eso. Por eso, creo, Dios nos da humildes caminos para hacer los cambios necesarios, pequeños, pero útiles. Creo que voy por el camino correcto. No es inconsecuencia. Es reconocerse en su justa dimensión. Mi camino es la filosofía, y a partir de ella, haré los cambios que pueda hacer, inspirado por Cristo (pero en un sentido dogmático). Yo no puedo cambiar al mundo solo. Eso no es inconsecuencia, es sólo, como dije, reconocerse uno mismo por lo que es.

Anónimo dijo...

k_lamardo, dijo:

Todo depende de la perspectiva que parta nuestra reflexión filosófica.
La concepción más clásica nos concibe como un ser, capaz de ser inteligido. Nos individualiza y nos separa, en un acto inteligente, de el otro general.
Por esa perspectiva... te comprendo.
Sin embargo, está la otra que parte concibiendo al ser humano como sujeto en relación, sin perder su condición individual, pero que está en constante contrucción en la medida de sus relaciones. Esta es una reflexión de una filosofía de la alteridad. Y es en definitiva la concepción cristiana que parte del hombre comunitario, social y no de su individualidad. Ya el interaccionismo simbólico nos aclaraba que nuestra propia personalidad, nuestro yo-mi (self), nuestra capacidad de ser concientes de si mismos, está intrínsecamente ligada al otro general; es decir, a las estructuras e instituciones pre-existentes.

Por lo tanto, "reconocerse uno mismo por lo que es" sería en definitiva reconocer y justificar el orden social y cultural pre-existente, en donde se fue desarrollando nuestra personalidad.

En definitiva, la manera de trascender este orden, ya que exige una transformación conciente de la personalidad, significará en la misma medida la generación de nuevas formas de relaciones sociales en donde se funde nuestra personalidad. En efecto, nuestro propia conversión individual inevitablemente tiene que significar un cambio en las estructuras sociales.
Si quedas estancado en la reflexion filosófica, a lo más lejos que puedes llegar es a decir los mal que estamos, lo cual no te hace trascender... Entre más pienses mayor será tu contradiccion... porque es tu y mi personalidad la que expande y justifica este sistema criminal.

Saludos.

Fernando Arancibia Collao dijo...

Primera idea: El yo decir que uno debe "reconocerse a sí mimo por lo que es" estoy aludiendo a lo que puedo hacer yo, frente a lo que hizo Cristo, en cuanto al cambio fundamental e histórico que significó su existencia, enseñanza y ministerio. A diferencia de él, yo no puedo sustraerme del sistema para cambiarlo definitivamente y con posibilidades de logro real. Soy un ser claramente limitado que no puede aislarse del sistema en el cual estoy inserto. No puedo resucitar al tercer día de muerto, no puedo hacer milagros (al menos no que yo sepa, por ahora, y estoy haciendo una referencia a mi última artículo de uno de mis blogs) sólo tengo lo que soy. Mi existencia, por limitada y humilde que sea, provoca necesariamente un cambio, en términos generales, que puede ser para perpetuar a grandes rasgos el sistema, o bien, para modificarlo en sus líneas fundamentales. En síntesis, ser consecuente no implica aislarse del sistema, sino trabajar dentro de el para cambiarlo (ojo, no para reformarlo, son cosas distintas), dentro de la esfera de acción diaria de uno, de acuerdo a los talentos que nos dio Dios.

Segunda idea: Me da una leve impresión, quizás mal interpretada, de que se ve a la filosofía como "inútil" para ser, al menos, un germen de cambio radical del sistema. Creo que, al menos desde la perspectiva de la filosofía política, la historia nos ha demostrado lo contrario. Además, el cambio radical de este sistema a uno más justo, no necesariamente va por la vía de un cambio material, sino también espiritual y moral, y eso puede lograrse, entre otras, por la vía de la reflexión filosófica.

Tercera idea: Al no sustraernos del sistema (cosa imposible para lograr un cambio trascendente en él) fomentamos su perpetuación, y consecuentemente la perpetuación de sus injusticias. Eso es inevitable. Pero el primer paso va por reconocer esas injusticias, y creo yo, combatirlas, no fuera del sistema; o sea, no sutraido de el, sino en la máxima armonía con él, sin legitimarlo, pero que nuestra acción suponga una posibilidad de cambio real. Puedo sonar reformista (atiéndase al concepto libertario de "reforma"), pero en el fondo, debo reconocer que en la lógica del sistema actual, no puedo combatirlo "por fuera" con reales posibilidades de éxito.

Perdón si me extendí demasiado. En verdad no era mi intención :P

Saludos.-

Sofi dijo...

Hola =)... comento rápido mi humilde opinión del tema...

Estoy de acuerdo con lo que han dicho. Y logicamente que es imposible que cambiemos asi como asi el sistema, el mundo... La realidad que quisieramos es como la meta de una carrera larguísima que no se puede correr solo. Ni de a diez, ni cien. Cristo podía. Nosotros somos infinitamente más chicos... pero lo que sí podemos hacer es, al menos, dar unos pocos pasos (los mejores y los más que podamos, que igual serán pocos) por acercarnos un poco más a la meta. Hoy en día, ya podemos decir que no estamos donde mismo empezamos...
Es decir, la meta no la lograremos de un día a otro. Pero igual hay que comenzar a poner granitos de arena. A ver si es que en tiempo más ya es un cerrito. Y luego una montaña.
Esperanzas hay, siempre que Dios esté (que es siempre) y haya gente inquieta, incómoda como nosotros.

Benja: "Ama y haz lo que quieras"... e incomódate. Aunque quizás eso va dentro del "ama".
Pásate por mi blog, posteé algo que me gustaría que leyeras... un abrazo grande, estamos hablando!

Benjamin Araya dijo...

Gracias a todos por los comentarios. La verdad es que mi vocabulario a veces me deja un poco atrás en los temas pero me parece interesante que se den conversaciones.

Ama y haz lo que quieras, y Quizás amar desde dentro del sistema, no pa ser complice, sino paque se empieze a inyectar la luz del amor desde adentro. Es como si adentro de un globo de aire azul empezaramos a llenar de aire amarillo, en vez de que le llegue aire amarillo desde afuera. ¿o no?
mientras no seamos pasivos.

Filo, me aburri de teorizar tanto, mejor me callo.

Gracias por todo lo escrito a los 3amigos, un abrazo.

Anónimo dijo...

K_lamardo dijo:

Primero que todo...
No sigo la discusión con tu amigo porque me di cuenta que ibamos a lo mismo. Felizmente!

Sin embargo, benja, tu dijiste algo que en el momento en que lo leí estremeció mi razon e incluso cuestionó nuevamente mi personalidad... fue como un Kairos.

Loco si es "facil"... "vivir en el amor". Es algo muy importante lo que dices en cuanto a dejar de teorizar demaciado... quizás es tiempo de pensar tanto y descanzar demaciado. Ambos creemos en alguien y las posteriores comunidades crsitianas que nos demostraron con hechos que era posible vivir en el amor desde dentro del sistema establecido. Lo que pasa, en todo caso, es q ese acontecimiento transformaría el estatu quo... te comprendo loo que dices... yo lo pienso y lo siento en todo momento...
De pronto veo que nunca dejaré de hablar para comenzar a amar...

abrazos grandes!

Aristóteles dijo...

¡Esto me pone feliz!

Que platica tan sabrosa.

En el diálogo encuentro parte del amor.

El amor... tan sencillo y complicado a la vez,... Y todo lo contrario.

Esta frase de san Agustín implica... "SABER AMAR". A veces creemos que estamos amando al otro, que le estamos haciendo un bien, cuando en realidad no esta ocurriendo esto.

Amar es dialogar,... Dar la cara al otro, atenderlo, promocionarlo... Incluso, dicutir con él, pero también ponernos de común acuerdo. Aunque piense diferente que yo, aunque sea diferente y tenga cosas diferentes,... Precisamente ahí radica el amor perfecto (y no hablo aquí del amor "religioso"): Aceptar y promover al otro, por el simple hecho de que es un ser humano igual que yo; amarlo por ser persona humana.

Quizás no podamos hacer mucho por el otro, materialmente hablando,... Pero absolutamente todos tenemos oídos para escuchar al otro, labios para confortar al otro, manos para abrazar al otro,... Pero sobre todo oídos. El silencio, que tanto hace falta en el mundo, es un signo muy grande de amor.

¡Puchis! No quería hablar tanto. Jamás terminaremos de hablar sobre el amor...

¡Siempre es nuevo el amor!

-----------------------------------

Benja: A provecho para decirte que no solo me ha causado placer y alegría venir a tu blog... Pensar en el viaje y saber que voy a poder entrar en tu casa... ¡Es algo genial! Y estoy seguro que también esto forma parte del amor.

Te quiero mucho.

Dios nos bendiga.