jueves, 13 de diciembre de 2007

Unamonos a Luis Hormazabal

La destrucción de su casa, la diabetes que se lo come, el cáncer que va matando a su señora y la justicia que no respondió nunca. A esta altura de la vida, sentado en su silla de ruedas Luís Hormazabal, que perdió la esperanza en cualquier partido político luego de recurrir tanto a derechas como izquierdas, mira silenciosamente la vida desde el puente que conduce al "Parque Arauco: mucho mas que comprar" y asegura que se va a morir ahí, en la calle, almacenando miles de fotocopias que atestiguan sus acercamientos y protestas para ser escuchado por la justicia, y que revelan todas las cartas que ha mandado mostrando su caso y el de su señora.
En esas fotocopias va mostrando su historia.

Primero fue la destrucción su casa en Playa Hermosa el año 1995. El ex alcalde habría vendido el terreno. El mismo Luís dice: "yo le compre el terreno a Alfonso Urueta cuando era alcalde en 1985 y diez años después lo vendió a la sociedad de Veraneantes de El Teniente y nos dejó junto a otras seis familias en la calle". La justicia no respondió nunca por eso. Luís hizo una querella pero no tenia plata para terminarla. Eso quiere decir que
El dinero le ganó a la justicia. El poderoso le ganó al humilde…y Luís, sentado en la pasarela es testigo.
Cuenta que para ser escuchado, exigiendo justicia se encadenó frente a un poste de luz en la municipalidad de Santiago, ya que había quedado de reunirse con Chadwick, con un político RN de Rancagua, con Urueta (el del terreno en playa hermosa) y con Lavín, y finalmente no hubo reunión. "Me van a tener que escuchar si o si" decia Luis encadenado.
Pero no solo es su casa destruida el 95, el mismo año una parte de su pie fue amputado. Pareciera ser como una lucha constante por ser escuchado desde su silla de ruedas para poder surgir él y su señora que padece cáncer. Las fotos de la pasarela del Parque Arauco lo demuestran. Es cosa de ir y ver.

Luís me pidió personalmente que denuncie su injusticia. Como diabético podría morir él o su señora con el feroz cancer. Por último, aunque sea para empezar a denunciar por otros medios lo que esta escrito en la pasarela y sacar un poco su caso del anonimato. Él me dijo que tiene historia como para escribir un libro. Junto con eso me pidió que transcribiera una fotocopia entregada de la carta con la que el 8/10/2001 Lavin le respondio personalmente con firma de su puño y letra.

Estimado Sr.Hormazabal:
Agradezco sinceramente la confianza que ha depositado en mi gestión al contrame su grave problema. Lamentablemente como alcalde de la comuna de Santiago estoy impedido legalmente de intervenir en asuntos políticos y judiciales.
Sé que usted es una persona de esfuerzo y trabajo. Le pido que no se rinda y siga luchando por todos los medios para que se haga justicia.
Espero que pronto mejoren su salud y la de su esposa.
Se depide con un fuerte abrazo
JOAQUIN LAVIN INFANTE

4 comentarios:

Fernando Arancibia Collao dijo...

No sé que pensar. Estoy muy apenado. No me gusta que la gente sufra, porque yo he sufrido. Un sufrimiento comparativamente inferior, pero sufrimiento a fin y al cabo. Siento un deseo de hacer algo. Pero sé muy bien que la esfera de acción de uno, para hacer un "mundo mejor" (concepto muy amplio) es la esfera que le corresponde según lo que Dios ha dispuesto para uno. Si yo soy Juez, debo hacer justicia. Si soy un sacerdote, debo rezar. Si soy un pensador, debo pensar. Si soy un profesor, debo enseñar. Pero todas estas actividades, deben tener un sentido especial de cambio. No niego que aparte de eso uno pueda hacer otras cosas, pero tiendo a pensar que el cambio se hace cada día y en la esfera que Dios ha dispuesto para uno. En fin, no sé que pensar. Me pongo en su lugar y sufro. Es la consecuencia del sistema. Uno es un ser humano. Uno VALE.

Sofi dijo...

Y además son tantos Luises Hormazabal, en Chile, en todas partes... solo que con otro nombre y apellido, pero historias que tienen similitudes, la misma causa al fin y al cabo.
Pero, cual es la solución? Culpar a los políticos? No está un poco trillado?

Fernando Arancibia Collao dijo...

Gracias a ti, benja. A veces siento como que le escribo al aire, porque parece que no todos se dan un tiempo para pensar siquiera. Gracias por pensar y ser crítico. Creo que gente como nosotros puede hacer un gran cambio en ese sentido. Sigamos pensando, sintiendo, siendo críticos y haciendo conciencia, tanto como todos nuestros medios puedan.

En cuanto a tu pregunta. Naturalmente somos iguales y libres. Esa situación que se da entre que uno "libremente" decide mandar, y el otro obedecer, muestran una falsa libertad, un falso acuerdo. Pues quien manda, no da al otro, una opción distinta de la que se le ofrece El que manda tiene poder, y manda porque hay otros que no lo tienen, porque de una u otra manera, han alterado la igualdad primera sobre la cual todos fuimos creados. Los ejemplos se multiplican: el patrón manda, y el empleado obedece, sólo porque el que manda tiene un poder, en este caso, el económico. El que tiene el poder político (en nuestro casos, los partidos) decide quién ocuparán los puestos de poder. ¿Acaso uno es libre porque puede escoger entre un par de personas (todas miembros de partidos políticos, salvo rarísimas excepciones) para ocupar un puesto? ¿por qué no puedo yo ocupar ese puesto? Piensa que no hay libertad de prensa en sentido estricto, porque no todos pueden tener un canal de televisión; no todos pueden tener una publicación, ni menos, no todos pueden tener acceso a los medios ya existentes. Eso ya es una exclusión que limita la libertad, y deja a algunos en situación menos igual que otros, tanto más privilegiada, como menos. Los casos de desigualdad se multiplican, y eso consecuentemente va a limitar la libertad de otros. Dicen que el poder (económico, político, moral, etc.) corrompe.

Benjamin Araya dijo...

Respuestas sobre este post de Luis Hormazabal:

FDO: Es raro, porque a mi me pasa que cuando quedo con esa sensación media impotente pos-testimonio de no saber que pensar, ni hacer para ayudar, se me mezcla tambien la rabia y digo "cual es el sentido de mostrar y mostrar dramas?". No quiero caer en lo peligroso de dramatizar por dramatizar, sino que como tu sabes (y lo sabes hacer bien) es mas que nada crear conciencia. La verdad yo no me siento muy bien hablando de esto, a veces me siento farsante y algo cinico, pero me tranquiliza pensar que Luis me pidió que publicara y que de esta forma tambien creamos conciencia de un cristianismo mas relacionado con la justicia social y la inquietud que con la paz y tranquilidad que varian a comodidad. Por ahí va la cosa yo creo..puede que de impotencia ..si...pero quizás estan pasando cosas necesarias bajo todo esto.. Es apestosa la sensacion de no saber que hacer, pero mientras vallamos conociendo el caso de Luis, vamos avanzando. Perdon si esque estoy hablando mucho de esto, acepto criticas. gracias y un abrazo

SOFI: En realidad, igual tengo el peligro de acercarme a caer en una cosa media trillada de mostrar drama y culpar al politico, inclusive llegando a ser medio cliché. Ovio que no quiero llegar a eso. pero es que cuando converso con Luis quedo tan inquieto que digo: "voy a llegar a escribir y a gritar todo lo que me esta contando porque no soporto mas". Como que me prendo mucho con la idea de digitalizar la historia que él me cuenta, aprovechando que tengo los medios digitales, con respeto obvio.
Un abrazo y Saludos