lunes, 1 de junio de 2009

El Espiritu Santo y el humor


No es casualidad que el Espíritu Santo haya inspirado en la Biblia más de un episodio divertido. Él es el responsable último de pasajes como el de la burra exasperada que le habla a Balaam, el de Sansón que se deja atrapar en su adivinanza cuando sus enemigos “araron con su ternera”, de Jonás irritado hasta la muerte por el ricino que se le secó o de Sara muerta de la risa al oír que va a ser madre siendo tan vieja. Con alguna sonrisa observamos la malicia del ciego de nacimiento, la astucia del mayordomo infiel y la acrobacia de Zaqueo. Todo ello viene del Encargado de la Alegría de Dios, de ese espíritu inteligente, sutil, móvil, lúcido, penetrante, que todo lo puede y a todo está atento
(Sabiduría 7,22).

Tú, cristiano, y con mayor razón si eres religioso, puedes con tu humor, prepararle el camino al Espíritu para que te regale su gozo. Por ejemplo, serás feliz si no te tomas demasiado en serio, si dejas pasar la agresión, si tomas distancia de ti mismo y te asocias con el agresor para reírte con él de tu propia situación. Él quedará desconcertado y tú verás evaporarse tu indignación. Para la vida comunitaria, algo así es impagable. Si alguien destruye algo que te es querido, material o espiritual, si te arrebata aquello a lo que creías tener derecho, si en cualquier forma tratan de disminuirte, aprovecha ese momento privilegiado para acceder a la “perfecta alegría” que vivió san Francisco de Asís, dichoso cuando era humillado o despojado de su carga. ¡Qué bueno que te hayan quitado tal o cual aureola, tal o cual comodidad o te hayan inferido alguna oculta herida interior! Ése es tu salario, ahí está tu verdadera dignidad. ¡Pobre hombrecillo humillado, burlado o vencido! ¡Qué pequeño y divertido te ves! Pero ése es tu porte natural. Mira a tu maestro cuando se pone de rodillas para lavar los pies de sus discípulos, ¡mira qué estatura! Míralo después cuando se ríen a gritos de él y lo visten como a un rey de opereta.

El humor que te tiene a ti mismo como objeto se llama humildad. Es un humor que te sana, que sana a tu hermano, que sana al ambiente. Cuando te digan: ¡estás errado!, ¡qué mal lo has hecho!, ¡deja ese trabajo, ese lugar, no sirves para nada!, ¿podrás reírte diciendo: “Tienen ustedes toda la razón, no sé como agradecer tanta verdad”? Y si lo que dicen no es verdadero, es todavía más divertido. Ellos están equivocados, por lo tanto no hay lugar para la amargura.

Necesitas una buena dosis de humor para aceptarte cuando todo se oscurece, también la oración y el gusto de Dios. Entonces hay que quedarse quieto, silencioso, como adivinando que ahí en la oscuridad se esconde el Señor. Ahí puedes pensar como Juan: “Es el Señor”. Y puedes decirle: “Otra vez te callas y te ocultas, pero a mí no me engañas. Deja de jugar a las escondidas, o si quieres, sigue jugando. Yo me quedaré esperando, soñando, sonriendo, sabiendo que Tú estás siempre conmigo”. Necesitas más humor si la misión no resulta. Nuestros fracasos apostólicos pueden llevarnos a danzar como Zorba el griego, cuando se cae su construcción. Si habías puesto todo de tu parte y fracasas, ríete, porque esa risa será una forma de aceptar la Voluntad de Dios. Tu risa subirá entre los coros celestiales, hasta el trono del Altísimo, el cual apenas podrá contener su ataque de risa diciéndose: “¡Y éste iba a evangelizar el mundo entero!”

El Espíritu Santo es viento juguetón que atraviesa historias y continentes, no dejando nada en su sitio, nada estático. Todo lo echa a andar para que avance y se encamine hacia adelante convergiendo hacia el gran Banquete. Si cultivas el humor del Espíritu tendrás una buena preparación para la Fiesta. De la sala del Banquete ya nos llegan algunas risas...
...son anunciadoras de la alegria que no tiene fin! :)

(Pablo Fontaine SSCC)

4 comentarios:

Cristo Pérez dijo...

no te creo nada porque son puros cuentos

Benjamin Araya dijo...

jajajajajaja preguntale a tus profes de donde salio el concepto "puro" onda: "loco esto es puro bacilón" ¿¿hay una traducion en hebreo para aquella palabra??
jajajjajajja wenisimo

Saludos!!

Asakura dijo...

pucha, mi humor no es de los mejores, por lo que no te puedo responder en la misma sintonía...
sólo puedo decir que me parece genial esta idea.
saludos!

Benjamin Araya dijo...

muchas gracias, esque este texto que brotó del padre Pablo esta bellisimo, asique siemmpre es bueno tenerlo bajo la manga.
muchos saludos de vuelta tb
estamos hablando compadres:)