lunes, 12 de noviembre de 2007

kilometros historicos

Le terminó de escribir la carta a la joven que amaba con todo su corazón y se la mandaría ese mismo día con el cartero: quería que ella fuera feliz dándole una buena noticia de amor y liberación, justicia social y hermandad. Estaba terminada la carta y llamó al cartero. La casa de ella estaba a 2000km de distancia. Cerró el sobre minuciosamente y se lo pasó al cartero. La bicicleta empezó a recorrer los múltiples caminos y dificultades que comprendían todos esos kilómetros. La blanca chaqueta del cartero se lleno de suciedad, quien se echó a descansar en algunos pastos, pedaleó sobre puentes y desiertos, se metió al barro y algunas veces perdió el tiempo por ponerse a espantar palomas. Algunas noches se arrepentía de ciertas tonteras que lo hacían ser poco eficiente y otras veces pedaleaba alegre y comprometido en su vehiculo. Pavimento, barro, pasto, desierto: sin duda era un gran recorrido historico. Kilómetro 1.600,1.700, 1900.

Finalmente, el cartero empezó a vislumbrar la casa de ella a lo lejos y le metió chala al pedaleo. Llego, frenó y suspiró. Tocó el timbre emocionado mientras el sobre parecía latir como si fuera un corazón vivo relleno de luz.

Ella escuchó el timbre, y fue a abrir. Había estado viendo tele y haciendo zaping como buscando algo en la vida. Abrió y vio al cartero con su traje blanco pero que por los pantalones tenias manchas de barro, y la chaqueta ya estaba café por la tierra. El pasto en el pelo delataba la siesta que se pegó en los pastos del kilómetro 1026 y sus ojos estaban cansados. A pesar de todas sus suciedades, él venia a entregar la carta, toda su apariencia seria secundaria.
Sin embargo, a ella no le gusto las suciedades del camino marcadas en la bici del cartero, ni el corte de pelo del cartero, ni el barro en el pantalón, ni la mugre en la chaqueta que él mismo trato de limpiarse. Tampoco le gustó el diseño grafico del sobre. Por lo que mirando el conjunto, dijo “no, gracias”, cerró la puerta y volvió a buscar en la tele.

5 comentarios:

BenjaminAraya dijo...

Quiero agradecer a cada uno de los que pasó por este blog y comentó, gracias a Cristián: Gran amigo que me ha enseñado, gracias a Fernando: joven inteligente e inquieto en la busqueda de una sociedad mas justa y con visiones revolucionarias del crisitanismo. Carol: Mujer sin miedo tanto para anunciar como para denunciar, Aristoteles, Consuelo, Ich, Arturo, Sofia, Clemente, Barbara, Carlita, Camila, Laura, y todos los hayan pasado y leido por acá. Dentro de todos quiero destacar especialmente a mi gran amiga Pilar.
Todos ustedes me han enseñado y ahora yo voy a cerrar esto, porque necesito hacer un acto de desprendimiento y ver si puedo canalizar toda esa fuerza y ganas de anunciar la liberación, la denuncia social y el anuncio de la inquietante buena nueva de Cristo a travez de otra forma. Necesito hacer un cambio.
Necesito enfocarme en mi carrera e irme como caballo de carrera hacia adelante.
Saludos a todos y nos vemos en algún comentario.

BenjaminAraya dijo...

se me olvidaba agradecer a vittorio y a josel, un abrazo para ustedes.

Josel, puedes contactarme a benjaminaraya86@gmail.com :)

BenjaminAraya dijo...

no..quizás esto tiene que seguir

Clemente sin blog! dijo...

Si, tiene, debe, puede.

Frate Vittorio dijo...

Ella era protestante! sin duda XD