lunes, 25 de junio de 2007

Ese inolvidable cafecito

Un día en el Instituto nos invitaron -a los que quisiéramos acudir-, a pintar una pobre construcción que hacía de colegio y que era el centro de un poblado de chozas, cuyo nombre no puedo acordarme, en una zona muy marginal, muy pobre y muy apartada de nuestras urbanizaciones, aunque, no muy distante.
Voluntariamente, acudió todo el curso, acompañado de nuestros hermanos guías, los promotores de la iniciativa solidaria.
Fue un sábado muy temprano, cuando montados en nuestras dos cafeteras de autobuses; todos tan contentos, armados con nuestras respectivas brochas, para pintar de alegría y de esperanza, los rostros de aquella desconocida gente.
Cuando llegamos, vimos como unas veinte chozas al rededor de una pobre construcción de cemento que hacía de colegio y, escuchamos la soledad escondida, excluida, perdida.
Nos pusimos manos a la obra: unos arriba, otros abajo; unos dentro, otros fuera. Como éramos como ochenta pintores de brocha grande, la obra duró tan solo unas tres o cuatro horas.
Pero, antes de terminar, nos llamaron para que descansáramos, y salimos para fuera y vimos una humilde señora que nos invitaba a tomar café. La señora, con toda la amabilidad, dulzura, y agradecimiento, nos fue sirviendo en unas tacitas de lata que íbamos pasando a otros después de consumirlo.

Nunca olvidaré ese olor y ese sabor de café, pues quedó grabado en mi memoria olfativa y gustativa para siempre. Nunca me han brindado un café tan rico como el que nos ofrecieron en ese día solidario.

Fue un café dado con todo el amor del mundo. Me supo a humanidad, me supo a gloria.

Fue mi mejor café, el café más rico del mundo.

Juan Carlos Vázquez Castro La Coruña, España

8 comentarios:

benjamin Araya dijo...

No lo escribí yo, lo escribió Juan Carlos Vázquez Castro de La Coruña, España

Artorius Castus dijo...

Si,viejo, lo sabemos ¬¬¬. Jajajaja, creo que sin embargo el gusto que Don Juan Carlos estaba palpando en su boca no era café, sino humildad y entrega, lo siento yo asi, porque me he visto en esas situaciones, atipicas a ratos, pero muy grandiosas, en el sentido de lo pequeño que uno se siente al llegar y lo grande que se siente al salir, pero eso solo es momentneo, tal comomlso efectos de la droga.

Unos dicen: "Con una accion buena en al vida, me gno el cielo/el perdon/etc." Pero eso no es suficiente. Eso es flojera.

Cuidese, viejo, como siempre, un gusto leer tu blog!

eLo dijo...

Hermoso....
Uyy, me emocioné mucho...
Te quiero mucho..
Me encanta leerte, pones cosas que me hacen aterrizar mucho. de verdad
=)

EmiliTa dijo...

Gracias!!
Benjamin,jamas pense encontrar alguien mas despitasdo que yo !! jejeje.
MmMM aunque no lo escribiste tu, lo elegiste. A veces, cuando alguien que estimamos nos hace algo, nos ofrece un "cafe" o "tomar once" lo valorizamos y parece mas rico.
Chaus!

Yanka dijo...

TE DOY MI PALABRA DE PAZ Y MI SILENCIO DE AMISTAD
=============================


"Las personas estudian lo que el hombre ha aprendido.
Yo rezo para aprender lo que el hombre ha olvidado".

"El conocimiento es pasado; La sabiduría, futuro".


AYUDADME A RECORDAR...
A CAMBIAR...
A VOLVER...

Hijos de la Tierra y del sol:

Ayudadme a recordar...
A no seguir buscando con ansiedad,
el por qué de mis nostalgias o, el
por qué de mis culpas.
Lo que he olvidado desde que dejé...
de soñar...

A volver a ser, ser humano y, a dejar
de ser, eslabón perdido.
Disfrutando la certeza de la verdad compartida.
A convivir la paz vivida-HOEYIANAH-*
Perdón, soñador de cantos;
Siempre, hemos sido salvajes.
¿Cuándo amanecerá en mitad de la noche?
¿Cuándo ascenderá la sombra del quetzal,
por los escalones del templo de Chichén Itzá?

Por favor, vuelve avivar nuestro fuego sagrado.
Que no lo apaguemos nosotros, "los civilizados".
Gran poeta enséñanos a:
"Mirar" las estrellas.
"Escuchar" el mensaje de la montaña.
"Comunicarnos" con la vida.
Perdón, soñador de cantos;
Siempre, hemos sido salvajes.
Sóplanos Sentido Común. Sentido planetario.
Sentido cósmico.

Gran Sacerdote, bautízanos para:
"Adorar unidos", en la danza sagrada de la vida.
"Ver", lo extraordinario de lo corriente.
"Admirar", que cada flor es única y diferente.
"Descubrir", que cada amanecer es de un sol distinto y nuevo.
¿Cuándo podremos fumar la pipa de la paz y del entendimiento?

Hermano, escapemos de la reserva.
Y allí, pongamos, a los salvajes que se
destruyen. Y reservemos juntos a la Tierra sagrada.
Y que la respeten. Que la veneren,
todos los que habitamos en su piel.
Amigo, yo también, romperé la lanza.
Y me pintaré, en señal de lucha; en
señal de justicia, en señal de paz, por fin.
Te doy mi palabra de paz y mi silencio de amistad.
¡WAHO!

* "Ser persona de paz"(Voz onondaga).

Juan Carlos Vázquez Castro


==================================

Anónimo dijo...

mugre el ke lo hizo no enkuentro su pindche biografia en ningun lado

Anónimo dijo...

HoLA me Encanto el Cuento
POR FAVOR ESCRIVAN SUS CORREOS YLOS AGREGO SI SI BEY

Anónimo dijo...

este cuento es la lechee