domingo, 8 de marzo de 2009

Clandestina y pequeña reconciliación

Mientras se acerca semana santa, florece una antigua anecdota que maravillosamente es capaz de traer a la mesa dos temas que han pasado entre finales del 2008 y principios del 9. Estos son: La feroz guerra entre palestinos e israelíes, y las polemicas relaciones entre el pueblo Judío y el Vaticano por sucesos de algunos sacerdotes de la linea de Lefebvre. La anecdota en cuestion que quiero contar (que me fue contada por la Carla, una fuente directa que estuvo ahí) no solo es ad-hock para reflexionar sobre estos ultimos dos conflictos, sino que además ocurrió en un via crucis, a proposito de la semana santa que viene luego.

En la legua se acostumbra realizar un via crucis popular por la calle todos los años y antiguamente, no supe muy bien porque, caminando entre la gente participaba siempre un Rabino. Parece que era amigo de un cura de la Legua. Para el via crucis del año 2001 había nubosidad parcial y además del Rabino había, increiblemente entre los jovenes y adultos, un representante de las juventudes palestinas. Vale decir que dos "fuerzas" aparentemente opuestas estaban realizando el mismo via crucis. Antes de llegar a la última estación parece que todo se dio en orden. Sin embargo, derrepente cuando llegaron a la estación final, la Carla me contó que el Rabino tomó la palabra. Él sabía que entre la gente había un representante palestino. Había nubosidad parcial y pasó lo siguiente: el Rabino se dirige a todos, y se dice que dice algo asi como:

"quiero tomar la palabra y aprovechar este momento para pedirle al representante de las juventudes palestinas que se acerque y en nombre de todo mi pueblo le quiero pedir perdón por todos los años que llevamos combatiendo".

Y se acercó, parece que se dieron la mano y/o se abrazaron a la vista del pueblo. Y aunque paresca increible, de alguna forma la nubosidad parcial que se estaba convirtiendo en nublado hizo que sonaran truenos! y como me dijo mi amiga, hasta les llovió un poco!. Que sonara el cielo y cayeran gotas luego del abrazo judio-palestino ante los ojos emocionados del pueblo leguino era realmente milagroso, y la Carla me contó que vio todo eso con sus propios ojos y obviamente todos quedaron marcados (y mojados). ¿como no va a ser esperanzador? ¡¿como no va a ser el amor lo mas fuerte?!

Me impresiona pensar que tan cerca, en la misma Legua, han habido abrazos judio-palestinos bajo la emoción electrica y climatica del Dios que los contempla, y sin embargo pocos pudieron presenciar eso. Es como que Dios esta revelando secretos clandestinos en lugares escondidos. (Justo en el Evangelio de ayer Jesús se transfiguró a la vista de unos pocos) Parece que realmente no se les están revelando los secretos a los sabios sino a los humildes.

Que Gaza, el Vaticano, Israel, Palestina y todos, miremos esta anecdota de la Legua como un clandestino milagro de amor que pasó el 2001.
celebremos esta luminosa esperanza , esta clandestina y pequeña reconciliación mientras escuchamos estos acordes (click aqui)
Increible y hasta el dia de hoy, clandestino.

3 comentarios:

Asakura dijo...

Gran Historia :)

Muchos saludos!

Benjamin Araya dijo...

gracias amigo¡ si..fue cuatico, la Carla me la contó y yo quedé impresionado...no me resistí de reproducirla.

estamoh hablando..y gracias

Arturo Márquez Cannobbio dijo...

Jajaja que bkn! Que cuatico como la palabra de Cristo revive constastemente entre nosotros
Saludos!